Infraestructura para el desarrollo integral



10 de Enero 2020

COYUNTURA

El reto es articular los centros urbanos con el área rural del Pacífico.

Históricamente la región Pacífico, conformada por los departamentos del Valle del Cauca, Nariño, Chocó y Cauca, ha tenido los mayores retos en materia de desarrollo y calidad de vida en Colombia, algunos de los más relevantes relacionados con la conectividad del territorio, sus costos y el acceso a bienes y servicios.

El 2019 entregó a los nuevos mandatarios locales y al Gobierno Nacional, una región que de manera articulada trabaja por la estructuración de proyectos para conectar sus territorios, ensanchar las puertas de Colombia hacia nuevos mercados y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En Colombia, el costo logístico representa el 13,5% del total de las ventas empresariales. La cifra se incrementa al 17% y 24% para las pequeñas y microempresas respectivamente.

La pérdida de competitividad es evidente y esto, se une al efecto que tienen las dificultades de transporte sobre la integración municipal y regional a las dinámicas de desarrollo. El reto es articular los principales centros urbanos con las zonas rurales y nodos productivos.

Resulta estratégico seguir impulsando proyectos de alto impacto que sigan generando desarrollo en el territorio y nos permitan alcanzar mejores niveles de calidad vida para todos los habitantes de esta región.

Estructurar proyectos de movilidad sostenible a escala regional, fortalecer la infraestructura aeroportuaria, garantizar la conectividad con la cuenca del Pacífico a través de Buenaventura y conectar en doble calzada a Colombia con el Ecuador, son algunas de las apuestas más estratégicas que se impulsan actualmente desde Cali, el Valle del Cauca y la región.

Con relación a la movilidad sostenible, actualmente Cali y sus municipios vecinos interactúan con alta frecuencia y comparten múltiples relaciones económicas y sociales, lo cual implica la necesidad de una mejora estructural de los tiempos y condiciones de desplazamiento de sus habitantes.

Entendiendo lo anterior, con recursos del Gobierno francés, la Gobernación el Valle, las Alcaldías de Cali, Yumbo, Palmira y Jamundí y con el apoyo de ProPacífico impulsaron la prefactibilidad del proyecto del Tren de Cercanías del Sur del Valle, el cual contribuirá significativamente a mejorar la cobertura del servicio de transporte público, a través de un sistema férreo eficiente, que se integra con otras modalidades de transporte masivo, puntual, asequible, cómodo y de bajas emisiones.

Esto mejorará las condiciones de desplazamiento de parte de los 4,36 millones de viajes diarios que se realizan en esta Región de Ciudades.

En otro frente, es fundamental para el desarrollo del país, impulsar corredores estratégicos para el comercio externo e interno de bienes, mercancías y pasajeros, además de ser esenciales para el turismo y para acercar a las poblaciones a los productos y servicios sociales.

En el caso del Valle del Cauca, se habla de la Vía Buga-Buenaventura, para la cual el Invías tiene programadas intervenciones por $253.000 millones en 2020, que comprenden obras en doble calzada en el tramo entre Calima y Loboguerrero, además de la rehabilitación y mejoramiento en el paso por Buenaventura. No obstante, es urgente que se abra la licitación en 2020 para lograr que esta vía quede en un 100% en doble calzada.

En esta misma línea de acción, es necesario lograr que el corredor Cali-Puente Internacional de Rumichaca comprenda en su totalidad una conexión en doble calzada, para mejorar los intercambios comerciales de los departamentos de Valle, Cauca y Nariño con el Ecuador.

Actualmente este corredor soporta la mayoría de las exportaciones de Colombia a dicho país, uno de nuestros principales socios comerciales, pero sólo cuenta con un 6% de vía en doble calzada y el 18% se encuentra en ejecución.

Es de vital importancia que tanto los esfuerzos en movilidad sostenible como en corredores para la competitividad, se complementen con intervenciones de gran magnitud en los accesos urbanos.

De nada sirve mejorar los tiempos de desplazamiento en los corredores viales principales, si persisten cuellos de botella en la entrada a las ciudades que disminuyen los tiempos ganados. Dentro de esta categoría se encuentran los accesos a Cali y a Palmira incluidos en las obras contempladas por la Nueva Malla Vial del Valle del Cauca que se espera, abra licitación en enero del año 2020.

El Valle del Cauca tiene una oportunidad magnífica de fortalecer la competitividad regional a través de la próxima concesión de los aeropuertos Alfonso Bonilla Aragón de Palmira y Gerardo Tovar de Buenaventura. Para aprovecharla es fundamental que la próxima concesión incorpore condiciones contractuales que contengan incentivos para dinamizar la gestión comercial.

Esto implica considerar elementos que aumenten el flujo de pasajeros y de carga aérea como consecuencia de contar con mejores infraestructuras y de una mayor oferta de aerolíneas y destinos.

Finalmente, el dragado de profundización y mantenimiento del canal de acceso al puerto de Buenaventura es crucial para la competitividad de esta zona portuaria y de Colombia.

Esto debido a que las profundidades óptimas garantizan el paso de buques de gran calado lo cual permite que Buenaventura se mantenga como puerto hub, generando conectividad directa con los mercados internacionales. No hay tiempo de espera: cada día que no se tenga el dragado de profundización, se pierde competitividad por lo que es vital avanzar en esta materia sin dilaciones.

Estos proyectos comprenden esfuerzos tendientes a detonar otros múltiples procesos de desarrollo en el territorio, y representan puntos determinantes para que la región siga consolidando sus conexiones aéreas, marítimas y portuarias. Un territorio mejor conectado implica mayor prosperidad, menores costos, mayor acceso.

Con el desarrollo de infraestructura de transporte y mejores conexiones, la región podrá consolidar mayores niveles de competitividad y nuestros habitantes tendrán mejor calidad de vida.

Sin embargo, no podemos abordar el desarrollo integral regional sin hablar del fortalecimiento de la calidad educativa, la gestión eficiente del sistema de salud y la recuperación y preservación de nuestras fuentes hídricas. Solo planteando una visión a largo plazo e integral de desarrollo, lograremos alcanzar el propósito de crecimiento sostenible para nuestras ciudades y territorios.

Desde ProPacífico ratificamos nuestro compromiso de contribuir a la articulación de los actores públicos y privados, locales, regionales y nacionales en torno la materialización de estas iniciativas.

María Isabel Ulloa
Directora Ejecutiva, ProPacífico
Twitter: @ProPacificoOrg

Portafolio.co



No hay comentarios

Agregar comentario