Avianca logró prorrogar el pago del 86,4% de su deuda de US$550 millones.

13 de septiembre 2019

Desde el pasado 14 de agosto Avianca Holdings se encontraba negociando con sus acreedores una reestructuración de su deuda de US$550 millones, bonos que debían pagarse en mayo de 2020, para prorrogar el pago de estas obligaciones hasta mayo de 2023. Es decir, la aerolínea buscaba que los acreedores intercambiaran sus papeles (bonos) actuales por bonos con un vencimiento tres años posterior.

Las discusiones con los tenedores de sus bonos estaban previstas para terminar este miércoles 11 de septiembre a las 23:59, y este jueves la aerolínea informó que logró refinanciar su deuda con el 86,4 % de participación.

Es decir, hasta el momento Avianca logró aplazar hasta mayo de 2023 el pago de del 86,4 % de su deuda de US$550 millones, equivalentes a US$475,2 millones. Un respiro para una aerolínea que que tan solo en el primer semestre de 2019 tuvo pérdidas por US$475 millones.

Avianca dijo que “trabaja aceleradamente en formalizar los consentimientos necesarios de los otros acreedores, bancos e instituciones financieras, para otorgar las garantías ofrecidas en el intercambio. Mientras se concretan, la empresa ha extendido el cierre de la transacción hasta el 25 de septiembre. Durante este período aquellos bonistas que no hayan participado lo podrán hacer”. Lo que indica que el porcentaje de intercambio de sus bonos (86,4 %) podría seguir subiendo.

Frente al proceso de reestructuración de la deuda el vicepresidente financiero de la compañía, Adrián Neuhauser, dijo: “Estamos muy agradecidos de la amplia participación, este alto porcentaje demuestra la confianza de los bonistas en el plan de largo plazo que ha trazado la compañía y que consiste en reducir los niveles de endeudamiento, aumentar los flujos de caja y optimizar la rentabilidad y la eficiencia operacional”.

¿Cómo fue el proceso?

Lo que Avianca estaba ofreciéndoles a los acreedores era intercambiar sus bonos actuales, que vencían en mayo de 2020, por títulos que venzan en mayo de 2023. Claramente la aerolínea debía dar incentivos y seguridad para que aceptaran esta oferta: por eso la tasa de interés de esta nueva deuda tendría un incremento desde el 8,375 hasta el 9 %. Además, se da como garantía parte de la flota de aviones y la marca Avianca.

Esta reestructuración tenía dos condiciones simultáneas, que dependían entre sí: el intercambio de los bonos estaba sujeto al préstamo de US$250 millones que United le daría a Avianca. Pero al mismo tiempo United había mencionado que requería que más de la mitad de los acreedores aceptaran la reestructuración de la deuda, pero nunca especificó el porcentaje ideal. Sin embargo, este jueves se conoció que Avianca logró satisfacer a United.

John Gebo, vicepresidente senior de Alianzas de United Airlines dijo: “en cuanto a nuestra oferta previamente anunciada de otorgar financiamiento por US$ 250 millones, en conjunto con Kingsland, a Avianca Holdings, nos complace anunciar que este logro es suficiente para satisfacer nuestro requerimiento con respecto a este intercambio. El compromiso de financiamiento sigue sujeto al cumplimiento de otras condiciones, incluyendo ciertos compromisos y waivers por parte de los otros acreedores y socios comerciales de Avianca Holdings.”

Por El Espectador

Foto: Simon Brygg

12 de Septiembre 2019

CODIGO-FUENTE-INFORMATIVA5

TwitterLinkedInWhatsAppFacebook

No hay comentarios

Agregar comentario