Argentina dio luz verde para que Latam vuele a EE.UU. con aviones de matrícula chilena.

13 de Julio 2019

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) firmó con su par de Chile (DGAC) un acuerdo de “doble vigilancia” que consiste en el primer paso para que aviones de matrícula de ese país de la aerolínea LATAM puedan volar la ruta Ezeiza-Miami de LATAM Argentina, con tripulación argentina. Ese tipo de alquiler, que aún debe ser autorizado, es conocido como “interchange”.

“Este acuerdo que firmamos hoy es un primer paso hacia ese pedido de alquilar aviones para que lo vuelen tripulaciones argentinas, pero todavía no les dimos la autorización a LATAM para que lo haga”, dijo a Clarín el titular de la ANAC, Tomás Insausti. “Nosotros vemos este pedido como algo que es bueno para el crecimiento de LATAM Argentina. Pero queremos hacer algo bien hecho”.

El funcionario dijo que, además de reunirse con funcionarios de la empresa, mantuvo reuniones con los abogados de los gremios aeronáuticos, quienes le plantearon algunas cuestiones legales vinculadas a la seguridad operacional. “Me llevé de la reunión con los abogados de los gremios algunas cosas que me interesan”, dijo Insausti, cuya dependencia forma parte del Ministerio de Transporte. “Los gremios objetaron este pedido desde lo político, pero cuando entramos en la cuestión técnica, las objeciones ya no fueron recalcitrantes”.

La “doble vigilancia” con Chile se trata de un acuerdo técnico, pero a la vez de alto voltaje político: el primer paso del OK del Gobierno al pedido de la aerolínea LATAM para poder usar aviones chilenos en la ruta argentina entre Ezeiza y Miami. Un pedido que no sólo fue motivo del paro aeronáutico del pasado viernes, sino que además fue el disparador de una serie de respuestas de buena parte del arco empresario, que se abroqueló tanto contra la medida de fuerza de los gremios aeronáuticos como a favor del pedido de LATAM.

La empresa de capitales chilenos y brasileños cubre, desde su filial argentina, la ruta Ezeiza-Miami con un viejo Boeing B767 que quedará obsoleto a partir del 1 de enero próximo, ya que no podrá ingresar al espacio aéreo de Estados Unidos. Frente a esa situación, la empresa solicitó alquilar aviones a su casa matriz, de matrícula chilena, más modernos que el equipo asignado a la Argentina. “De no poder avanzar con ese pedido, deberemos levantar la ruta a Estados Unidos”, dijo a Clarín, este fin de semana, la titular de LATAM Argentina, Rosario Altgelt.

En la ruta Ezeiza-Miami de LATAM trabajan 50 pilotos y 150 tripulantes de cabina, el 10% de todo el personal de LATAM Argentina. Esta filial , al igual que el resto de las aerolíneas locales, no está atravesando su mejor momento: el año pasado, aun antes de la devaluación, ya había cerrado dos bases operativas en el interior y suprimido algunas rutas. Luego de la devaluación, si bien en la empresa no proporcionan cifras, admiten que debieron afrontar pérdidas importantes.

El pedido generó, a su vez, una crisis interna dentro del gremio de los pilotos, ya que 164 de los casi 230 que trabajan en LATAM firmaron un petitorio, dirigido a la conducción de APLA, donde le reclamaron que no sólo se convoque a una asamblea para tratar el “aircraft interchange agreement” (sic), sino que solicitaron que en esa misma asamblea se restituya a los pilotos de LATAM la capacidad de negociar este tipo de acuerdos en forma directa con la empresa. Durante el paro de APLA, al comienzo del fin de semana largo, sus dirigentes mencionaron como causas tanto la política aerocomercial del Gobierno como la “cesión” de rutas de LATAM Argentina a las otras filiales del grupo.

Pero a pocas horas de esa medida de fuerza, muchos empresarios comenzaron a moverse por las redes sociales para repudiar el paro y, a la vez, respaldar el pedido de la línea aérea Altgelt, quien en octubre presidió el Coloquio de IDEA, obtuvo el respaldo de esta importante entidad empresaria. También lo hizo la Cámara de Compañías Aéreas en la Argentina (JURCA), que agrupa a las aerolíneas extranjeras. Y hubo

Detrás de los pronunciamientos de estas entidades empresarias jugó un grupo de whatsapp, “Nuestra voz”, que agrupa a más de 250 CEOs y dueños de empresas tradicionales y de Internet.

Alec Oxenford (creador de “De Remate” y prolífico emprendedor), Martín Migoya y Guilbert Englebienne (ambos de Globant) y Roberto Murchinson (de la empresa portuaria homónima) se lanzaron a Twitter con defensa del trabajo nacional. Fue el mismo mensaje que con IDEA.Rosario Altgelt, CEO de Latam en el país, forma parte de ese grupo. La ejecutiva habló el sábado de los inconvenientes que enfrenta para traer aeronaves al país. En entrevistas, manifestó que los trabajadores de la compañía están de acuerdo, pero que los complican a través de extorsiones sindicales.

En “Nuestra voz” están Carlos Miguens (Sadesa), Federico Braun (Supermercados La Anónima), Cristiano Rattazzi (FCA Fiat Auto), Martín Cabrales, Marcos Galperín (Mercado Libre), Hugo Sigman (Grupo Insud), Roberto Souverin (Despegar), Gabriel Martino (HSBC) e Inés Bertón (Tealosophy). Otros integrantes son Susana Balbo (bodega), Javier Goñi (Ledesma), Darío Werthein (del grupo homónimo), Juan Collado (Celulosa) y hasta el ex funcionario camporista Juan Pablo Lafosse (AlMundo).

Por Luis Ceriotto – Clarín

Foto: Jesus Fragoso

CODIGO-FUENTE-INFORMATIVA5

TwitterLinkedInWhatsAppFacebook

No hay comentarios

Agregar comentario